May 19, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Tu maquillaje tiene vida

Al igual que los yogures, los productos de belleza tienen fecha de vencimiento. El calor, las fuentes directas de luz, así como los cambios de temperatura los perjudica hasta hacerles perder sus propiedades.

Como todo, los cosméticos no son eternos. Acá algunos indicadores para garantizar en todo momento una aceitada artillería cosmética:

Si una crema o cosmético caduca, su textura, color y olor cambia. Por norma general, cuando el producto está en mal estado sus pigmentos se descomponen y la capa superior se vuelve acuosa.

Imprescindible resulta tirar la barra de labios cuando se ha tenido una herida o herpes, así como los lápices y máscara de pestañas cuando se ha padecido un orzuelo o conjuntivitis.

Las firmas cosméticas están obligadas a informar de la fecha de caducidad en el envase de todos los productos de higiene personal y de belleza. Además también se debe de indicar el tiempo mínimo, una vez abierto el envase, durante el cual se puede usar el producto sin sufrir ningún riesgo.

El cosmético más perecedero es la máscara de pestañas, que conviene reemplazar cada seis meses, pues al estar en contacto directo con los ojos, puede provocar conjuntivitis si se contamina.

Los protectores solares tienen una duración aproximada de un año. Pasado ese tiempo pueden convertirse en ineficaces, ya que los filtros no son estables y se degradan.

Las bases de maquillaje se alteran pasados 12 meses, algo que se observa fácilmente cuando los pigmentos y el aceite se separan.

El resto de los cosméticos más habituales (lápices delineadores, sombra de ojos, colorete, polvos sueltos) tienen una duración aproximada de dos años, siendo menos estables cuanto más ceras y aceites contengan.

Las cremas en tubo o con dispensador son más higiénicas porque reducen el contacto de las manos con el producto.

Siempre es conveniente guardar los cosméticos alejados de las fuentes directas de luz o de calor, y tenerlos en sitios frescos.

Cada seis meses se debe de hacer revisión y recuentos de las cremas hidratantes que se tienen abiertas, así como de los perfumes, las bases de maquillaje, los productos solares, las barras de labios o a las máscaras de pestañas para mantenerlas en perfecto estado y uso.

 CADA CUAL CON SU TIEMPO

Cada producto tiene componentes específicos diferentes y una caducidad, por tanto, dispar. Acá una lista para aprovechar al máximo la vida útil de los cosméticos:

Máscara de pestañas y delineador líquido: 3 meses • Esmalte de uñas 12 meses a partir de ser abiertos • Lápiz delineador graso: 36 meses • Lápiz labial: 12 meses • Sombras, bases y rubores en polvo: 36 meses • Bases líquidas y cremas hidratantes: 24 meses • Factor solar: 12 meses • Champú y bálsamo: 24 meses • Perfumes: 12 meses

 LECCIONES DE MAQUILLAJE

• Lo más importante antes de aplicar la base de maquillaje es limpiar bien el rostro e hidratarlo. A continuación se aplica el fluido con un ligero masaje para que penetre bien en la dermis, disimule todas las imperfecciones, unifica la tez y potencie su luz.

• Si quiere deshacerse de las ojeras, muchos expertos recomiendan aplicar el corrector sobre la base del maquillaje. A continuación, se aplican los polvos traslúcidos para obtener un acabado natural. Lo habitual es impregnar la brocha con poca cantidad y empezar la aplicación en la zona de las ojeras, continuando por el centro del rostro hacia el exterior.

• Sobre el párpado móvil extiende una sombra blanca, si quiere seguir las últimas tendencias. Luego, marque con un delineador negro la línea de las pestañas superiores y difumine con un pincel. Para la noche, opte por tonos ahumados y negros con el fin de conseguir profundidad en la mirada y obtener un resultado sofisticado.

• Los estilistas también apuestan por dar protagonismo a los labios con una explosión de color en tonos rojos, fresas y corales. Si se desea esta tendencia, debe de predominar una base de maquillaje ligera y desestimar las sombras de ojos. La máscara de pestañas será suficiente para dar fuerza a la mirada.

• El último paso del maquillaje es sonrojar las mejillas. Los tonos rosas, corales y mandarinas dan un aire inocente, pícaro, sensual y fresco al rostro.

• Usar los productos con aplicadores para no contaminarlos y mantenerlos estables por más tiempo.

• No usarlos en zonas irritadas o afectadas.

• Revisar las condiciones de almacenaje indicadas en los empaquetamientos y, como regla general, mantener en lugares frescos y secos.

• Cerrar bien el producto una vez utilizado.

• No compartir el maquillaje con otras personas.

• Dejar de usar el producto cuando cambia de aspecto, textura, color u olor. El cambio puede haber sido provocado solo debido al enranciamiento de la base grasa (alteración de la calidad) o por contaminación microbiana (puede afectar la salud). Algunos pueden cambiar de color sin afectar su composición, pero eso debiese ser informado cuando se registra el producto.

Fuente Ultimasnoticias

%d bloggers like this: