September 28, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Prevenir la incontinencia

Estela tiene 57 años y un profundo malestar. Evita el contacto con los demás y, cuando no tiene más remedio, lo primero que hace al llegar a su lugar de destino consiste en averiguar dónde está el baño, y sentarse lo más cerca posible. Se ha ido aislando cada vez más y en algunos momentos se siente deprimida o ansiosa. En sus relaciones sexuales actúa con poca naturalidad, y se siente un poco temerosa y “atada”. Bebe muy poco líquido, aunque siente sed -“para no tener problemas”-, viste ropa ancha, para disimular “la presencia del pañal que le ha prescrito el médico”, y siempre lleva consigo ropa interior y pantalones de repuestos “por las dudas”.

El caso de esta mujer evidencia algunas de las consecuencias extremas de un trastorno crónico que es incómodo para el cuerpo, y a menudo problemático para la autoestima, además y algunas de las conductas “de adaptación” que adoptan quienes lo sufren en silencio, sin aprovechar todos los recursos disponibles para prevenirlo y aliviarlo. Estela sufre vejiga hiperactiva (VHA), un trastorno caracterizado por los deseos incontrolables y frecuentes de orinar, y estrechamente relacionado -tanto que a menudo se confunden- con la incontinencia urinaria, o pérdidas involuntarias de la orina.

La incidencia de la incontinencia urinaria (IU) y la vejiga hiperactiva (VH) se da especialmente en mujeres de entre 55 y 64 años: en concreto, el 11,23% sufre de vejiga hiperactiva, el 11,73% incontinencia urinaria; mientras el 7,17% las dos. No obstante, y contrariamente a la creencia popular, esta dolencia no afecta exclusivamente a las mujeres. Recientes investigaciones revelan que el 5,14% de los varones de entre 50 y 64 años padecen una o ambas patologías.
El análisis estadístico de este estudio también ha revelado una mayor presencia de estos desórdenes a medida que aumenta la edad, ya que más de la mitad de las personas mayores de 65 años ingresadas en residencias padecen vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria. Por su parte, el 8% de los niños de entre 6 y 12 años sienten deseos incontrolables de orinar o sufren pérdidas involuntarias mientras duermen. El tratamiento paliativo es eficaz. Los absorbentes mejoran la calidad de vida y son la mejor solución para quienes no han resuelto su IU por otros medios. Por otra parte, los expertos del Observatorio Nacional de Incontinencia (ONI) de España, integrado por pacientes con pérdidas de orina y urgencia miccional y profesionales de la salud especializados en estos desórdenes, recomiendan evitar el alcohol, las bebidas gaseosas, el café y el té, a quienes tienen problemas para controlar su flujo urinario.

NOTA

• No estás solo. La incontinencia urinaria (IU) es una alteración que afecta a muchas personas, y no está necesariamente vinculada ni a la edad ni al sexo.
• Evita ocultarla. Consulta con un profesional sanitario. La resignación tampoco es una opción, ya que la incontinencia puede solucionarse y hay que dar todos los pasos para conseguirlo.
• Hay distintas incontinencias. Su síntoma principal es el escape de orina, pero puede tener diferentes causas y distintos grados.
• Es un problema con solución. Cada tipo y grado de incontinencia tiene su tratamiento.

SE PUEDE PREVENIR

El primer paso para tratar correctamente la IU es su prevención. Existen hábitos saludables que pueden evitar o retrasar su aparición, así como disminuir su grado. Hay diferentes opciones. “Existen soluciones eficaces como rehabilitación, fármacos y cirugía con técnicas cada vez más sencillas y perdurables, que curan o mejoran la incontinencia”, comenta el urólogo José Joaquín Peñalver, enfatizando que toda persona que advierta sufrir de este mal, debe consultar inmediatamente a un especialista para buscar las mejores opciones. “Aislarse nunca será una solución”, añade el experto.
El urólogo José Joaquín Peñalver aconseja consumir fruta y verduras para evitar el estreñimiento, un factor clave en la incontinencia, ingerir el líquido paulatinamente, en vez de hacerlo “de golpe”, y no tomar más de una o dos cucharadas de miel al día, porque grandes cantidades puede ser un irritante de la vejiga. “Dejar el tabaco, porque es irritativo, y evitar el sobrepeso, que favorece la incontinencia tanto de esfuerzo como de urgencia, son otras medidas preventivas recomendadas -comenta el experto-. También se aconseja realizar ejercicios que refuercen el suelo pélvico, como caminar y andar en bicicleta, y evitar otros como el aerobic o el `footing´, que alteran la sustentación de esta musculatura”.

Via Ultimasnoticias