May 23, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Mujeres venezolanas en el ajetreo de la comida callejera.

Cuando Diannis Herrera llegó a TT desde su casa en Venezuela el 4 de junio de 2019, nunca pensó que gracias a una simple taza de café, el suyo sería un rostro reconocible en Chaguanas.

Herrera, por supuesto, necesitaba un trabajo para sobrevivir y ayudar a su familia. Incapaz de encontrar uno permanente, tuvo que volverse creativa e ingeniosa.

“A los venezolanos nos gusta la comida callejera, compartir el desayuno con los amigos, conversar o tomar un café negro caliente temprano en la mañana antes de ir a trabajar”, dijo.

Incluso es costumbre, en Venezuela, encontrar un vendedor de café con varios termos en cada calle, algo poco común aquí en TT.

“Hace cinco meses decidí comprar el envase, los vasos y salir a la calle solo a vender café negro”, explicó Herrera.

Empieza el día a las 5 de la mañana, preparando café en el departamento alquilado donde vive con su esposo y su hija de 11 años.

“A las 6 am salgo de mi casa para caminar por el centro de Chaguanas hasta llegar a Southern Main Road, donde normalmente vendo”, dijo.

Todos los días vende entre 30 y 35 tazas de café, a $ 5 la taza.

“Al principio fue un poco difícil. A pesar de que tengo mis documentos legales, algunas personas locales me han ofendido. Pero pensé en mi familia y eso me dio fuerzas para seguir adelante.

“Ahora no solo los venezolanos compran mi café, sino que muchos trinitarios se sorprenden y vienen a mi lado y se van felices”, dijo.

Luego pasa a su segundo trabajo del día: vender agua embotellada en el semáforo de Andrews Street durante el resto de la mañana.

Desde que Herrera comenzó a vender su café, Southern Main Road en Chaguanas se ha convertido en un centro gastronómico venezolano, allí se encuentra Carol Romero, vendiendo empanadas. Romero es un cocinero experimentado; antes de llegar a TT, trabajó durante seis años en la cocina del puerto de La Guaira, Venezuela.

“La venta de alimentos en las calles se ha convertido en una nueva forma de ingresos en Venezuela y de ahí (surge) la idea de hacer lo mismo aquí en Trinidad”, dijo Romero.

Todos los días se levanta a las 3 am para hacer empanadas de carne, pollo y pescado, las favoritas no solo de los venezolanos, sino también de los trinitarios. Vende entre 30 y 40 empanadas de lunes a domingo.

Pero no ha sido fácil.

“Estoy en Trinidad desde el 15 de noviembre de 2018, solo sin mis tres hijos, a los que llevo en el pensamiento todos los días para tener la fuerza suficiente para aguantar el sol, la lluvia y hasta las malas palabras que me dicen algunas personas”. ella dijo.

Ruth Palatz y su hija de 14 años también venden comida callejera venezolana. Palatz, un chef, cocina un poco de todo lo que se come en Venezuela.

Después de haber vivido en Venezuela y Chile decidió venir a TT en 2018.

“Trabajaba en un restaurante, pero debido a la cuarentena de covid19, el negocio cerró y no podía quedarme de brazos cruzados. Empecé a hacer tortas, palmeritas, cachitos, hojaldre, entre otros dulces que tanto gustan a los venezolanos, y los ofrecí a través de las redes sociales ”, dijo.

Con una gran cantidad de clientes, Palatz pensó en hacer algo más grande, así que con el apoyo de su hija y el dueño de la casa donde vive, abrió un puesto de hot dogs y hamburguesas al que ella llama Doggy Dog, en Montrose Main Road.

“Seguimos haciendo dulces por encargo, también los ofrecemos en el negocio, y hacemos hamburguesas y hot dogs al estilo venezolano”, dijo Palatz.

A partir de las 4 de la mañana Palatz prepara sus ingredientes ya las 4 de la tarde abre el negocio.

“Las ventas en este momento son un poco bajas, pero es normal por la pandemia y porque nos estamos dando a conocer. Lo bueno es que los propios trinitarios ya vienen a comprar y probar nuestro sabor”, dijo Palatz.

Como tienen tarjetas de registro, los vendedores obtuvieron insignias de comida de la Corporación del Municipio Chaguanas.

Para Herrera ha sido una bendición y un logro personal tener la insignia.

“Es un proceso simple. En la Corporación Chaguanas Borough me dieron un formulario, un médico hizo las pruebas y yo di los demás requisitos (permiso de trabajo, comprobante de residencia y foto). Y me programaron para asistir a una charla. Después de la charla, tomó aproximadamente 15 días para que se entregara el permiso ”, explicó Herrera.

Herrera y Palatz tienen sus distintivos de comida desde hace varios meses. Romero está trabajando en el papeleo para conseguir uno. Por ahora, Herrera vende los platos de Romero mientras espera que se apruebe su solicitud.

Estas tres mujeres venezolanas se encuentran entre los muchos inmigrantes que están llevando su cultura culinaria a las calles de TT.

%d bloggers like this: