May 23, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Mujer venezolana espera resultados de ADN para confirmar la muerte de su hijo.

Una mujer venezolana que se cree que es la madre de uno de los dos hombres asesinados en St. James el martes se muestra reacia a aceptar que su hijo haya muerto.

Los cuerpos fueron quemados más allá del reconocimiento.

Dos hombres y una mujer murieron en un aparente ataque a una casa en Freedom Place, Upper Dibe Road, Long Circular.

Los residentes informaron haber escuchado disparos y vieron humo saliendo de una de las ventanas alrededor de las 2.30 am.

Los bomberos apagaron el fuego y vieron los cuerpos quemados de los tres en la sala de estar.

La policía dijo que encontraron varios cartuchos gastados en la casa.

Al hablar con Newsday a través de WhatsApp el viernes, Rosemary Cabello dijo que hasta que se realizara una prueba de ADN en los restos carbonizados de un hombre que se cree que era su hijo, no podía confirmar que había muerto en la casa.

Pero confirmó que allí vivía su hijo de 19 años, Luis Santiago David Figuera.

“Hasta que no verifique que uno de los restos que quedaron ahí es el de mi hijo, no puedo considerarlo muerto”, dijo.

Cabello dijo que su hijo vivía en la casa con su cuñado Celso Andrade, de 35 años, y una mujer de 32 años, Flor Leal García.

Ella dijo que el dueño de la casa, un trinitense, también era dueño de un negocio de lavado de autos en Woodbrook, donde trabajaba su hijo. Se enteró de lo que había sucedido cuando el propietario la visitó en su casa de Woodbrook y se lo contó.

“El dueño vivía allí en esa misma casa, pero esa noche no durmió allí. Eso es lo único que sabemos”.

Santiago, Andrade y su madre llegaron a Trinidad hace 19 meses, desde Cumaná, estado Sucre, Venezuela.

Celso había trabajado en un supermercado en el centro de Puerto España durante más de un año.

Dijo que ambos hombres habían vivido en la casa de Dibe desde agosto de 2019.

“Donde yo vivía, no aceptaban hombres en la residencia, y por eso se fueron a vivir a ese lugar aparte de mí”, dijo.

También dijo que Santiago tenía una novia venezolana, que se fue a Venezuela el día anterior al incidente. Pero ella vivía en Chaguanas.

Andrade tuvo dos hijos, que están en Venezuela con su esposa, la hermana de Cabello.

“Mi hijo no tuvo problemas con nadie”, dijo. “Sus amigos le tenían mucho cariño porque era un buen chico. En Venezuela terminó el bachillerato y estaba esperando la llamada para ingresar a la academia de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela, lo que demuestra que era un chico enfocado y responsable”.

Cabello dijo que para incinerar los restos de cada cuerpo la familia necesitaba $ 8,000, aunque ella aún no había visitado una funeraria para verificarlo.

“Serían dos cuerpos. Es mucho por lo que ganamos aquí, así que necesitamos ayuda”, agregó.

Cabello dijo que está pensando en enviar los restos a Venezuela o llevárselos ella misma.

“Estoy prácticamente solo aquí. Estoy pensando si debería volver a mi país. Por ahora tengo que pensar”.

Newsday tiene entendido que se espera que funcionarios de la Embajada de Venezuela visiten el Centro de Ciencias Forenses, St James, el lunes.

Los funcionarios del centro dijeron que cuando mueren extranjeros en este país, la embajada de su país generalmente ayuda con el costo del funeral y proporciona la documentación necesaria para las autopsias.

Información adicional de Shane Superville.

Venezuelan woman awaits DNA results to confirm son’s death

%d bloggers like this: