May 20, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Los casos de migrantes se dividen entre los principales jueces.

Varios jueces estarán evaluando los desafíos legales presentados por un grupo de niños migrantes venezolanos y un puñado de sus padres, quienes regresaron a Trinidad y Tobago luego de ser repatriados hace dos domingos.

Guardian Media tiene entendido que los abogados que representaron al grupo ayer tuvieron que presentar demandas individuales por los 16 niños y nueve adultos, quienes aún se encuentran en cuarentena en el Helipuerto de Chaguaramas.

Si bien el primer caso, presentado en nombre de un niño de cuatro años, su hermana y su madre, fue tratado por el juez Avason Quinlan-Williams, quien se desempeñó como juez de emergencia la semana pasada, los otros que se presentaron durante el fin de semana fueron asignados aleatoriamente a otros jueces.

Guardian Media entiende que algunos de los jueces transfirieron los casos a Quinlan-Williams, mientras que otros optaron por mantenerlos en su expediente y programar audiencias entre anoche y hoy.

En la audiencia del primer caso a las 6 de la tarde de ayer, los fiscales del Estado indicaron que se podría facilitar una solicitud del padre de los niños, quien es migrante registrado, para llevar alimentos y víveres a su familia. Si bien también se comprometieron a ayudar a facilitar un mayor contacto entre los miembros de la familia y sus abogados durante el resto de su cuarentena, se denegó una solicitud para tener teléfonos celulares.

Ese caso fue seguido inmediatamente por otro que involucra a una mujer y sus tres hijos, que fue presentado el domingo.

Si bien Quinlan-Williams había otorgado una orden ex-parte prohibiendo su deportación en espera de la determinación de su caso sustantivo, en términos similares al compromiso asumido por los abogados del Estado en el primer caso, Fyard Hosein, SC, quien lideró el equipo legal del Estado en el caso, dijo que no había ningún impedimento legal para la deportación.

Otro caso de tres menores que viajaban con el grupo sin padres llegó a audiencia ante el juez Joan Charles alrededor de las 20.30 horas de ayer.

Se espera que el juez de la Corte Suprema Frank Seepersad escuche uno que involucra a un niño de 11 años esta mañana.

El grupo fue detenido poco después de llegar a Chatam el 17 de noviembre.

A los migrantes, el más joven de los cuales tiene cuatro meses, se les hizo la prueba de COVID-19 y todos resultaron negativos. Luego fueron detenidos en varias comisarías hasta su deportación hace dos domingos. Los migrantes fueron colocados en dos embarcaciones civiles y escoltados fuera de las aguas de T&T por la Guardia Costera.

Quinlan-Williams ordenó que el grupo fuera llevado ante ella durante una audiencia el 23 de noviembre, pero se le informó que estaban fuera de las aguas de T&T y se vio obligada a desestimar el caso después de que la Fuerza de Defensa dijo que los migrantes ya habían llegado a Venezuela.

Sin embargo, el martes pasado el grupo regresó y aterrizó en la playa de Los Iros y fue inmediatamente detenido por la policía y llevado para un reconocimiento médico. Fueron detenidos en la comisaría de Erin antes de ser puestos en cuarentena en el helipuerto de Chaguaramas.

El grupo está representado por Gerald Ramdeen, Nafeesa Mohammed, Dayadai Harripaul y Umesh Maharaj.

https://guardian.co.tt/news/migrants-cases-split-up-between-top-judges-6.2.1257451.e20464be26

%d bloggers like this: