May 23, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Las deportaciones se detuvieron demasiado tarde para 18 de 19 venezolanos.

Dieciocho de los 19 venezolanos cuyas deportaciones fueron detenidas por un juez del Tribunal Superior el sábado fueron enviados de regreso a su tierra natal el mismo día.

Newsday tiene entendido que los 18 se encontraban entre un total de 180 que fueron enviados de regreso el sábado en dos embarcaciones de la Guardia Costera cuyos dos viajes salieron a las 9.44 am y las 10.40 am. Un hombre fue trasladado a prisión donde debe cumplir un mes de prisión simple por ingresar ilegalmente a TT.

Newsday también entiende que cuando los oficiales de la Guardia Costera recibieron la orden del juez Avason Quinlan-Williams el sábado, ninguno de los venezolanos se encontraba en las aguas territoriales de TT después de haber sido entregados a la Guardia Nacional de Venezuela.

Se esperaba que los asuntos, que fueron presentados por los abogados Criston J Williams, Kerrina Samdeo y Jerome Riley, se presentaran a las 7.30 pm del lunes por la noche ante Quinlan-Williams, quien ordenó al Estado que rinda cuentas por los venezolanos que fueron detenidos previamente en la instalación de cuarentena del Estado en el helipuerto de Chaguaramas.

Dado que ya no se encuentran en TT, y dado que el Estado ha respondido a la orden del tribunal de decir dónde se encuentran, las cuestiones de fondo planteadas en las solicitudes de revisión judicial presentadas por los abogados fueron trasladadas el lunes a la jueza Devindra Rampersad. El Estado solicitó un aplazamiento para el martes y la solicitud fue concedida. También ha dicho que las órdenes del juez para detener la deportación de los 19 se cumplieron después de que ya habían abandonado la jurisdicción de TT.

También el lunes, los abogados de los 26 venezolanos que regresaron a Trinidad la semana pasada el martes, luego de que fueron “escoltados” fuera de las aguas territoriales de TT hace dos domingos, presentaron solicitudes individuales que han sido trasladadas a una serie de jueces. Se espera que la audiencia de un conjunto de solicitudes se presente el martes ante el juez Frank Seepersad, mientras que algunas han ido al juez Carol Gobin y a la juez Joan Charles.

A Charles se le han asignado los casos de tres niños, de 11 años, 17 meses y cuatro meses, que no iban acompañados en la piragua. Esas solicitudes fueron escuchadas a las 20.30 horas del lunes.

También el lunes, los abogados reaparecieron virtualmente ante el juez Quinlan-Williams por dos grupos de familias venezolanas que formaban parte del grupo de 26. Están representados por los abogados Gerald Ramdeen, Nafeesa Mohammed, Dayadai Harripaul y Umesh Maharaj y estaban pidiendo acceso a su abogados, así como para que sus familias traigan suministros y juguetes mientras cumplen su cuarentena de 14 días en las instalaciones del helipuerto.

Los 26 venezolanos fueron sacados de la comisaría de Erin y trasladados al helipuerto la semana pasada.

En la audiencia del lunes, Quinlan-Williams concedió permiso al padre de un niño de cuatro años, a la madre y a la hermana del niño para llevar suministros y juguetes en el helipuerto. Después de su cuarentena, serán puestos en libertad bajo la custodia del padre, que es un solicitante de asilo del ACNUR y solicitará un permiso ministerial. Desde entonces, esa familia ha sido registrada en el ACNUR y su deportación se mantuvo hasta que se determine el caso.

En el caso que involucra a otra familia, una madre y sus tres hijos que recibieron órdenes el domingo que impiden su expulsión de TT, el Estado ha argumentado que nada detiene sus deportaciones y se espera que su asunto vuelva a surgir a finales de esta semana.

El domingo, se informó a los abogados que los 26 venezolanos que ingresaron el martes todavía estaban en la instalación y no estaban entre los 160 deportados el sábado por la mañana.

En un comunicado enviado por el Ministerio de Seguridad Nacional el sábado por la noche, se anunció la deportación de 160 venezolanos. Dado que los niños no son “deportados”, no es seguro si los 20 adicionales contabilizados por la Guardia Costera eran niños.

El comunicado recordó el “ejercicio humanitario sin precedentes” del gobierno de un ejercicio de registro de migrantes, en 2019, realizado por preocupación por los venezolanos. El comunicado dijo que el resultado de este ejercicio fue que 16.523 venezolanos fueron registrados y autorizados a estar legalmente en TT.

El comunicado también mencionó el asunto judicial que involucraba a los 19, diciendo que el ministro se enteró en un informe de los medios de que se había presentado una solicitud y que el juez emitió ciertas órdenes para “algunos venezolanos que se encuentran en Trinidad y Tobago ilegalmente.

“Si bien el Gobierno reconoce que puede haber opiniones personales en torno a la entrada ilegal de personas a Trinidad y Tobago, el Gobierno, a través del Ministerio de Seguridad Nacional y otras ramas del estado, continuará aplicando las leyes y hará todo lo que sea razonablemente posible puede asegurar las fronteras y prevenir la entrada ilegal a Trinidad y Tobago. Las medidas que se están tomando, incluido el cierre de nuestras fronteras, son para proteger la salud y la seguridad de nuestros ciudadanos y de quienes se encuentran legalmente en Trinidad y Tobago ”, dice el comunicado.

El viernes, los funcionarios de inmigración liberaron a 17 venezolanos, 11 niños y seis adultos, dos de los cuales tienen 80 años, de la instalación de cuarentena estatal en el helipuerto de Chaguaramas y, a principios de esta semana, también se ordenó la liberación de diez niños y cuatro madres de la instalación. .

Fueron puestos bajo órdenes de supervisión, pero los abogados del Estado no pudieron decir por qué fueron liberados.

A principios de la semana pasada, Charles liberó a diez niños y cuatro madres en espera de la audiencia y la determinación de sus casos.

Los venezolanos, en sus acciones judiciales separadas, están buscando un alivio inmediato, ordenando al director de inmigración que los ponga bajo órdenes de supervisión y anulando cualquier orden de deportación pendiente de sus solicitudes con la Comunidad de Agua Viva para la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). para la condición de solicitante de asilo.

También cuestionan el hecho de que el Ministro de Seguridad Nacional no haya tomado una decisión para anular sus órdenes de deportación de acuerdo con la política nacional para refugiados y solicitantes de asilo que les afecta.

También tienen la intención de solicitar una declaración de que el proyecto de política nacional para abordar a los refugiados y solicitantes de asilo era ilegal e irracional a la convención de la ONU de 1951 sobre el estatus de los refugiados y sus protocolos de 1967. Tienen la intención de argumentar que la omisión de tomar una decisión para anular una orden de deportación en su contra fue ultra vires Artículo 33 de la Convención de Refugiados de 1951 que prohíbe la devolución de refugiados y que la omisión por parte del oficial jefe de inmigración de celebrar una audiencia de investigación especial era ilegal.

Los abogados han pedido la divulgación de cualquier política, escrita o no escrita, para abordar asuntos de refugiados / asilo en Trinidad y Tobago; cualquier política relacionada con la detención de personas consideradas vulnerables; y cualquier declaración o notificación del Gobierno de que ha denunciado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

Pero, el ministro de Seguridad Nacional, Stuart Young, dijo al Parlamento el viernes, había una política, pero no podía revelarla porque estaba sujeta a acciones judiciales.

Deportations stopped too late for 18 of 19 Venezuelans

%d bloggers like this: