enero 22, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Expulsado de EE.UU: Migrante haitiano deja el sueño americano por segunda oportunidad en Chile

Sus esperanzas de ingresar en territorio estadounidense se desvanecieron cuando los funcionarios estadounidenses en Del Río (Texas) le devolvieron en septiembre a Haití. Tras seis semanas en las que sintió que “volvía al infierno”, el hombre de 47 años juntó dinero para comprar un boleto a Chile.

Pero sigue siendo mejor que su hogar.

“Desde que estoy aquí, apenas duermo por la noche. Tengo miedo”, dijo Jean Louis en Puerto Príncipe, poco antes de marcharse a Chile con su mujer y cuatro familiares en noviembre.

La familia de Jean Louis y otras personas con dinero y los visados adecuados forman parte de un nuevo triángulo migratorio, que regresa a lugares del Cono Sur que acababan de dejar, y abandonan, por ahora, su sueño americano.

Mientras crecían rumores entre las comunidades de Chile y Brasil de que se permitía a haitianos cruzar la frontera entre México y Estados Unidos para solicitar asilo, un campamento bajo el puente internacional Del Río se llenó de 14.000 personas en septiembre que querían entrar en Estados Unidos.

Se convirtió en un símbolo de la lucha de Biden por frenar el número récord de migrantes en la frontera.

Cerca de 8.000 haitianos fueron finalmente expulsados de Del Río a Haití, según las autoridades estadounidenses. Casi todos habían vivido previamente en Chile o Brasil, países que en la última década han acogido a decenas de miles de personas que huyen de la pobreza en la isla.

Decenas de expulsados han regresado desde entonces a Chile o Brasil, estimó Giuseppe Loprete, jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones en Haití.

Es probable que esa cifra aumente, pero lentamente, dado el reto que supone organizar los trámites de migración y encontrar miles de dólares para que familias enteras puedan viajar.

“Perdieron lo poco que tenían, y ahora vuelven al punto de partida”, dijo Loprete.

El mes pasado, en el aeropuerto Toussaint Louverture de Puerto Príncipe, un reportero de Reuters habló con tres deportados de Del Rio, algunos con sus familias, que volaban a Chile y Brasil.

Todos dijeron que esperaban no volver nunca a Haití debido al empeoramiento de la violencia y la agitación política.

Desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio, las bandas extendieron su influencia, aumentando los secuestros que tienen como objetivo tanto a locales como a extranjeros. Grupos de defensa de migrantes y un enviado especial de Biden criticaron la decisión de Estados Unidos de devolver a la gente a Haití durante este caos.

El regreso de Jean Louis a Haití coincidió con un bloqueo de un mes en los suministros de combustible por parte de bandas, lo que provocó una escasez de gasolina paralizante y le impidió ver a sus familiares. El miedo a las bandas le impedía incluso salir de su casa, dijo.

“AQUÍ NO HAY NADA PARA MI”

Juvenson Sudney, de 25 años, se fue de Haití en 2015 a Brasil. En julio de este año, con la esperanza de escapar del malestar económico en Sudamérica y reunirse con un tío en Florida, emprendió el viaje hasta Estados Unidos.

Llegó hasta Del Río, y luego fue embarcado en un avión con destino a Haití. Pero la agitación en Haití le empujó a volver a Brasil, donde se ha nacionalizado.

“Aquí no hay nada para mí”, dijo en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

A otros haitianos les ha resultado difícil volver a Sudamérica. Cuatro personas expulsadas de Del Río dijeron a Reuters que estaban luchando para pagar los billetes de avión y conseguir los visados en regla.

Algunos salieron de Chile mientras esperaban la renovación de sus visados, y ahora deben enfrentarse a unas normas de visado más estrictas a partir de 2018. La oficina de migración de Chile no respondió a una solicitud de comentarios.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil dijo que podría “facilitar” el regreso a Brasil de las familias en las que los niños nacieron en Brasil, y que los extranjeros con cónyuges brasileños pueden obtener visados de entrada. Otros serán tratados caso por caso, dijo el ministerio.

Joao Chaves, un defensor público federal brasileño que trabaja con migrantes, dijo que estaba ayudando a dos familias con hijos nacidos en Brasil -que también fueron enviados a Haití desde Del Rio- a solicitar billetes de avión al gobierno de Brasil para el viaje de regreso.

Los defensores de los migrantes dicen que las solicitudes de visado para los haitianos en Chile y Brasil están atascadas, en parte debido a la pandemia.

Jean Louis, que tiene un visado de residencia permanente en Chile, dijo que gastó 8.000 dólares atravesando Centroamérica y México para llegar a Del Rio, agotando sus ahorros. Unos amigos les ayudaron a él y a su mujer a comprar los billetes a Chile por unos 710 dólares cada uno.

Una vez que él y su familia aterrizaron en Santiago, fueron retenidos en el aeropuerto durante seis horas para las pruebas de COVID-19 y el papeleo.

“Pedí a Dios que nos dejaran entrar en Chile, era mi única esperanza”, dijo.

De vuelta a su antigua localidad de residencia, Peumo, en la región vinícola de Chile, a un par de horas al sur de Santiago, contó a sus amigos cómo había cambiado Haití.

Su jefe le dio la bienvenida a su puesto de conserje, pero Jean Louis lo rechazó y optó por un trabajo en una fábrica. También rechazó ofertas de amigos para devolver las pertenencias que había regalado.

“Quiero empezar de nuevo”, dijo.

Aunque se siente aliviado de estar de vuelta en Chile, el remordimiento le corroe. “Todo el mundo sabe que hice este viaje de la desgracia”, comentó. “Y que fracasé”.

(Reporte de Gessika Thomas en Puerto Príncipe, Daina Beth Solomon en Ciudad de México e Iván Alvarado en Peumo, Chile; Reporte adicional de Brian Ellsworth en Miami y Gabriel Stargardter en Rio de Janeiro. Editado en español por Fabián Cambero)

Fuente Cibercuba

A %d blogueros les gusta esto: