May 23, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

El juez detiene cuatro deportaciones más.

Un juez de la CORTE SUPERIOR volvió a detener la deportación inmediata de cuatro venezolanos: una madre y sus tres hijos.

El juez Avason Quinlan-Williams otorgó el domingo una orden interina que impide al Estado deportar a la familia que regresó entre un grupo de 26 a Trinidad el martes después de que fueron “escoltados” fuera de las aguas territoriales de TT hace dos domingos.

También se le pide al juez que le permita a la familia el acceso a sus abogados y las visitas de sus otros miembros de la familia que ya se encuentran en Trinidad, ya sea con permisos gubernamentales o con el estatus de solicitante de asilo del ACNUR. Un familiar de la familia que interpuso la demanda también solicita poder brindar productos de cuidado personal, alimentos y otros artículos, incluidos juguetes, a la madre y sus hijos, de 12, siete y dos años. A la madre también se le permitirá un teléfono celular para comunicarse con sus familiares y abogados.

La familia de cuatro estaba con otros 23 venezolanos que fueron sacados de la estación de policía de Erin el viernes y llevados a la instalación de cuarentena estatal en el helipuerto en Chaguaramas por un período de cuarentena de 14 días.

El miércoles, Quinlan-Williams también ordenó el traslado de un niño de cuatro años, su madre y su hermana de la estación de policía al helipuerto, donde también serán puestos en cuarentena durante 14 días antes de ser liberados bajo la custodia del padre de los niños. , que es solicitante de asilo del ACNUR y solicitó un permiso ministerial. Desde entonces, esa familia ha sido registrada en el ACNUR y su deportación se mantuvo hasta que se determine el caso. También se espera que la madre y sus tres hijos soliciten la condición de solicitantes de asilo.

Se esperaba que los abogados de la familia venezolana, Gerald Ramdeen, Dayadai Harripaul, Nafeesa Mohammed y Umesh Maharaj, cumplieran la orden en el helipuerto alrededor del mediodía del domingo y también trataran de determinar si sus clientes y los otros venezolanos que llegaron el martes eran entre los 160 deportados el sábado por la mañana.

El asunto que involucra a la madre y sus hijos se presentará a audiencia el lunes a las 6 pm.

El sábado, el mismo juez detuvo la deportación de otros 19 venezolanos que también se encontraban detenidos en el helipuerto.

Después de que los abogados Criston J Williams, Kerrina Samdeo y Jerome Riley no pudieron entregar la orden ni hablar con sus clientes, ya que no estaban seguros de si ellos también estaban entre los 160 deportados, presentaron solicitudes adicionales en busca de respuestas.

Pasadas las 19 horas, el juez emitió una orden en la que ordenaba al ministro de Seguridad Nacional, al jefe de inmigración y al jefe de Estado Mayor de la Defensa dar cuenta del estado y paradero del 19 a las 22.30 horas del sábado.

El Estado no cumplió con el plazo del sábado por la noche y se realizó una audiencia virtual a las 8 am del domingo en la que los abogados del Estado solicitaron tiempo adicional para responder. El juez aceptó la solicitud y el asunto fue aplazado para audiencia el lunes a las 19.30 horas.

En un comunicado revisado enviado por el Ministerio de Seguridad Nacional el sábado por la noche, se anunció la deportación de los 160.

El comunicado recordó el “ejercicio humanitario sin precedentes” del gobierno de un ejercicio de registro de migrantes, en 2019, realizado por preocupación por los venezolanos. El comunicado dijo que el resultado fue que 16,523 venezolanos fueron registrados y autorizados a estar legalmente en TT.

El comunicado también mencionó el asunto judicial que involucró a los 19, diciendo que el ministro se enteró en un informe de los medios de que se había presentado una solicitud y el juez emitió ciertas órdenes para “algunos venezolanos que se encuentran en Trinidad y Tobago ilegalmente”.

El comunicado decía: “Si bien el Gobierno reconoce que puede haber opiniones personales en torno a la entrada ilegal de personas a Trinidad y Tobago, el Gobierno, a través del Ministerio de Seguridad Nacional y otras ramas del Estado, continuará aplicando las leyes y todo lo que razonablemente pueda para asegurar las fronteras y prevenir la entrada ilegal en TT. Las medidas que se están tomando, incluido el cierre de nuestras fronteras, son para proteger la salud y la seguridad de nuestros ciudadanos y de los que se encuentran legalmente en TT ”.

El viernes, funcionarios de inmigración liberaron a 17 venezolanos, 11 niños y seis adultos, dos de los cuales tienen más de 80 años, de la instalación estatal de cuarentena en el helipuerto de Chaguaramas. A principios de esta semana, también se ordenó la salida de las instalaciones a diez niños y cuatro madres.

Fueron puestos bajo órdenes de supervisión, pero los abogados del Estado no pudieron decir por qué fueron liberados.

Los 17 también estuvieron representados por Williams, Samdeo y Riley y cuando comparecieron ante el juez Joan Charles, al juez le dijeron que los venezolanos habían sido liberados por funcionarios de la división de inmigración. Los dos ancianos venezolanos fueron puestos en libertad bajo la custodia de Leopold Rojas, hijo de uno de ellos, que tiene permiso de amnistía ministerial.

El fiscal del Estado no pudo decir por qué fueron liberados.

A principios de semana, cuando liberó a los diez niños y las cuatro madres, el juez dijo que una decisión de detener a los menores sentó un mal precedente, atrajo publicidad negativa para el país y debe haber algún tipo de intervención del brazo legislativo del Estado para Asegúrese de que tales incidentes no vuelvan a ocurrir.

El miércoles, Samdeo escribió a la división de inmigración pidiendo la divulgación de cualquier política, escrita o no escrita, para abordar asuntos de refugiados / asilo en Trinidad y Tobago; cualquier política relacionada con la detención de personas consideradas vulnerables; y cualquier declaración o notificación del Gobierno de que ha denunciado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. No han recibido respuesta, pero el ministro de Seguridad Nacional, Stuart Young, dijo el viernes al Parlamento que había una política pero que no podía revelarla, ya que estaba sujeta a acciones judiciales.

Quinlan-Williams también instó el miércoles al Estado a desarrollar una política para tratar a los refugiados ya que, dijo, no podían acudir a la corte todos los días para evitar su deportación.

[UPDATED]Judge stops four more deportations

%d bloggers like this: