September 21, 2021

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Carapaz se cuelga el oro y España fracasa

Richard Carapaz oro olímpico en Tokio 2020, junto a Wout Van Aert (i) y el esloveno Tadei Pogacar

Javier Bonomi, presidente de Fedelatina, denuncia que la sociedad ignora a los inmigrantes, dice que es uno de los colectivos más afectados por la pandemia y llama a emprender cambios para que se sienta parte real de la sociedad en

  • El corredor ecuatoriano se proclama campeón olímpico de ciclismo ante Van Aert (plata) y Pogacar (bronce).
  • La selección española perdió todas las opciones al descolgarse Valverde en el monte Fuji y no tener preparado un plan alternativo sin Mas ni Bilbao en Japón.

Richard Carapaz lo llaman la ‘locomotora’ y desde este sábado es el campeón olímpico de ciclismo, el segundo ecuatoriano que lo consigue después del marchador Jefferson Pérez, que se cubrió de oro en Atlanta 96, cuando el triunfador en los Juegos de Tokio apenas tenía tres años. Formado en España, debutó en el Movistar, equipo con el que acabó como el rosario de la Aurora, apenas tres meses después de conquistar el Giro 2019.

Fue un triunfo enorme, porque el ciclista ecuatoriano no era el principal favorito y porque había otros dos corredores por encima de él, quienes al final necesitaron de la ‘foto finish’ para definir el metal de sus medallas. Wout van Aert (plata) y Tadej Pogacar (bronce) partían como los principales candidatos al oro. Y porque belga –por empuje, entrega, coraje y fortaleza–, y esloveno –al romper la prueba olímpica en un muro de montaña llamado Paso Mikuni– fueron los otros dos héroes de la carrera olímpica en lo que sin duda fue un justísimo reparto de medallas, si se exceptúa al joven corredor estadounidense Brandon McNulty que fue el compañero de fuga de Carapaz en el decisivo ataque a una veintena de kilómetros de la meta donde el corredor ecuatoriano destrozó la selección de ciclistas que habían confeccionado entre Pogacar Van Aert.

Mala actuación española

Si Carapaz pedaleó con valentía para permitirse hasta el lujo de disfrutar de la sensación de ganar la medalla de oro en los últimos 500 metros de la carrera; si entre Van Aert y Pogacar definieron un esprint maravilloso, España fracasó. Y lo hizo rotundamente, sin ningún tipo de consolación y, sobre todo, sin que se tuviera un plan B por si Alejandro Valverde, como desgraciadamente ocurrió, no conseguía por lo menos el objetivo de colarse en el grupo que iba a pelear por los metales olímpicos.

Sucedió lo que siempre ocurre en el Mundial, que es la carrera más parecida a la olímpica, aunque con más corredores y más posibilidad de control por parte de las grandes selecciones. Se formó una escapada que llegó a tener hasta 20 minutos de diferencia. Sin embargo, en el monte Fuji, entre eslovenos y belgas, redujeron las distancias. Y fue allí donde Valverde ya se descolgó después de hacerlo Omar Fraile.

Todo el mundo sabía de la enorme dificultad que entrañaba la subida al Paso Mikuni, con la cima a 33 kilómetros de la meta. Era como un pequeño Mortirolo y con un muro empedrado donde apenas se podía avanzar con la bici. Fue allí donde Pogacar rompió los aros olímpicos y fue allí donde una docena de ciclistas, sin ningún español, todos a rueda de Van Aert, se iba a jugar el oro, hasta que Carapaz decidió actuar para ganar la prueba en solitario.

Sin capacidad de reacción

Valverde se hundió y nadie supo reaccionar porque Ion Gorka Izagirre no tuvieron su día y porque Jesús Herrada puso voluntad ante un grupo de ciclistas que rodaba muy lejos de sus posibilidades.

Pascual Momparler, seleccionador español, sorprendentemente decidió no convocar a Pello Bilbao, noveno del Tour y quien gritaba por ir a los Juegos. Y tampoco apostó por Enric Mas, sexto en París, que solo esbozó una sonrisa ante la prensa del Tour cuando supo que tampoco viajaba a Japón. Curiosamente eran los dos ciclistas españoles más en forma, porque habían terminado en el ‘top ten’ de la Grande Boucle, dos corredores que habrían tenido complicado, a lo mejor hasta imposible, pelear por las medallas pero que, a lo mejor, por lo menos uno, sí habría estado entre los elegidos en vez de sentados en el sofá de sus casas para ver la carrera olímpica antes de salir a entrenar. Los ocho primeros de la carrera viajaron a Tokio directamente desde París tras acabar el Tour.

Carapaz, uno de los astros del Ineos, se colgó la medalla de oro después de terminar en el podio de las dos últimas carreras de tres semanas que ha disputado: segundo en la Vuelta 2020, que a lo mejor hasta habría ganado de haber actuado su exequipo de forma diferente en la Covatilla, y tercero hace apenas una semana en el Tour.

Via Elperiodico

%d bloggers like this: