July 25, 2021

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

Algunos residentes aún no abandonan la ‘zona roja’ de La Soufriere.

El primer ministro, el Dr. Ralph Gonsalves, sentado con personas mayores que tuvieron que evacuar sus hogares en la escuela secundaria Thomas Saunders en Kingstown, que se ha convertido en un refugio de emergencia. PERIÓDICO BÚSQUEDA DE CORTESÍA FOTOGRÁFICA, SAN VICENTE -

Los flujos PYROCLÁSTICOS, descritos por el vulcanólogo Dr. Richard Robertson como “masas móviles de destrucción” contenidas en cenizas volcánicas, son solo una de las amenazas que enfrentan las personas que ignoraron la orden de evacuación obligatoria.

No solo representará un peligro para ellos, sino también para los equipos de rescate que se han enfrentado a los elementos para eliminarlos.

El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, dijo el domingo que no se han registrado muertes atribuidas a las erupciones.

Sin embargo, Robertson, director del Centro de Investigación Sísmica de la UWI, advirtió que los flujos piroclásticos “no son como la ceniza que daña las cosas por el peso”.

“Estos flujos realmente están moviendo masas de destrucción. Simplemente destruyen todo a su paso. Si tienes la casa más fuerte del mundo, simplemente la derribarán”, dijo.

El SRC dio una actualización el domingo por la mañana, diciendo que en las 12 horas anteriores, se han seguido registrando episodios de temblores, que normalmente duran hasta 20 minutos con intervalos de 1,5 a tres horas.

“Basado en observaciones visuales e imágenes de satélite”, dijo, “los intervalos están asociados con períodos de actividad explosiva o ventilación mejorada.

“Se experimentaron truenos y relámpagos durante estos períodos (y) se observó una fuerte caída de ceniza en el Observatorio Belmont durante toda la noche.

Dijo que la caída de ceniza también se informó en la mayoría de las áreas de San Vicente durante la noche y en las islas vecinas en las Granadinas, así como en Barbados y Santa Lucía.

Concluyó, “Es probable que las explosiones y la caída de cenizas que las acompañan, de magnitud similar o mayor, continúen ocurriendo durante los próximos días”.

Robertson dio una idea de los peligros asociados con la ceniza volcánica.

Según los informes, provocó el colapso de varias casas en San Vicente bajo su peso.

Robertson dijo: “Significa que la cantidad de devastación que probablemente tendrá, desafortunadamente, en el volcán mismo, cuando esto se detenga … será significativa. No solo por las cenizas sino por estas fluye “, dijo.

“Frente a él hay una ola de ceniza más fina llamada oleaje, si piensas en un viento fuerte y caliente.

“Entonces, tienes una parte pesada que está en la parte principal y luego tienes un viento que se extiende hacia el frente y hacia los lados. Y encima tienes una columna de ceniza que se eleva como en las plumas.

“Hervirían el mar y se dispararían a través del mar como una espuma de aire caliente que se movía rápidamente y quemarían cualquier cosa en su camino”, dijo Robertson.

Ofreciendo una imagen, dijo: “No tenemos flujos de lava, las cosas que fluyen lentamente y agradables que son rojas y brillantes, no tenemos esas cosas aquí.

“Lo que tenemos son fragmentos de roca y cantos rodados y otras cosas que derriban la montaña muy rápido y destruyen todo”.

A pesar de estos peligros, la editora del periódico Searchlight de San Vicente y las Granadinas, Clare Keizer, dijo a los residentes de Newsday en la zona roja que se negaron a irse y citó varias razones para hacerlo. La gente optaba con mayor frecuencia por quedarse en casa para proteger sus hogares del vandalismo y el hurto.

“Es muy triste. Esta mañana la Guardia Costera tuvo que subir a la costa noreste para rescatar a algunas personas que se quedaron atrás pero cambiaron de opinión porque los vehículos no pueden ir más al norte más allá de cierto punto. Hay tanta ceniza en el camino y los cantos rodados y las piedras, etc., no puedes rescatarlos por tierra “.

En la costa este, dijo, solo hay un embarcadero adecuado.

“Hay otros que todavía se niegan a irse”.

Sin embargo, la visibilidad cerca del volcán ha mejorado desde el sábado. “Ayer (sábado) fue horrible. Apenas podíamos ver unos pocos metros frente a nosotros”.

Para algunos, el lunes será casi como de costumbre. El secretario de Gabinete anunció que los trabajadores públicos volverán a trabajar a menos que se encuentren entre los desplazados o enfrenten circunstancias excepcionales.

Ella describió la situación del agua y la electricidad como “intermitente” y ambos se vieron afectados por la ceniza volcánica.

Via Newsday

%d bloggers like this: