May 20, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

21 migrantes obtienen estadías de deportación.

Veintiún adultos y niños migrantes venezolanos, que regresaron a este país luego de ser repatriados hace dos domingos, han obtenido órdenes judiciales que impiden su deportación a la espera de un litigio contra el Estado.

Guardian Media entiende que anoche, la jueza Joan Charles otorgó órdenes para cuatro de los niños migrantes.

Los abogados representantes del grupo tuvieron que presentar demandas individuales por los 16 niños y nueve adultos, quienes hasta ayer se encontraban en cuarentena en el Helipuerto de Chaguaramas.

Las fuentes dijeron que finalmente pudieron presentar demandas para 22 del grupo, ya que no pudieron encontrar parientes que vivieran en Trinidad y Tobago, ya sea ilegal o ilegalmente, en cuyo nombre se podrían haber presentado las demandas para el resto del grupo.

Si bien el primer caso presentado en nombre de un niño de cuatro años, su hermana y su madre fue tratado por el juez Avason Quinlan-Williams, quien se desempeñó como juez de emergencia la semana pasada, los otros que se presentaron durante el fin de semana fueron al azar asignado a otros jueces.

En el primer caso, los abogados del Estado se comprometieron a no deportar a la familia. El lunes, Quinlan-Williams concedió una solicitud similar de orden judicial para una mujer y sus tres hijos. Charles también se ocupó de los casos de tres menores que llegaron con el grupo sin sus padres y les concedieron medidas cautelares provisionales similares.

El martes, sin embargo, el juez del Tribunal Superior Frank Seepersad emitió una decisión escrita de 34 páginas, en la que negó una orden similar para una niña de 11 años. Seepersad declaró que no creía que el caso del menor tuviera una perspectiva realista de éxito.

“El tribunal, por lo tanto, opina que no sería justo ni conveniente otorgar la medida cautelar solicitada para impedir que el Estado haga cumplir lo que a primera vista parece ser el derecho interno existente y el tribunal no está satisfecho que teniendo en cuenta todas las circunstancias descritas, las reparaciones solicitadas en la demanda sustantiva están tan revestidas de la probabilidad de éxito que el tribunal debe adoptar el curso excepcional de impedir que el Estado haga cumplir lo que parece ser la ley nacional aplicable ”, dijo Seepersad. en su fallo.

Seepersad rechazó las presentaciones preliminares del equipo legal del niño sobre el efecto del Proyecto de Política sobre Refugiados y Solicitantes de Asilo de 2014, que fue aprobado por el Gabinete pero no por el Parlamento. Dijo que el Gobierno era libre de cambiar su política debido a las circunstancias imperantes, incluida la pandemia de COVID-19.

“Las recientes declaraciones del Primer Ministro y del Ministro de Seguridad Nacional expresaron claramente que el gobierno se ha desviado del proyecto de política, en este clima de pandemia, en lo que se refiere al proceso que se aplicará en relación con quienes ingresen en la jurisdicción ilegalmente. Esto no le parece a la Corte en esta etapa como un cambio de política irregular o irrazonable ”, dijo.

Seepersad también dictaminó que la madre del niño, que no es un migrante registrado, estaba motivada por consideraciones socioeconómicas egocéntricas y no consideró adecuadamente el bienestar de su hijo, como lo requieren las mismas Convenciones de la ONU en las que se basa en el caso, cuando hizo arreglos para que ella entrara a este país ilegalmente con extraños.

Sobre el caso de los migrantes

El grupo de migrantes fue detenido poco después de llegar a Chatam el 17 de noviembre.

Los migrantes, el más joven de los cuales tiene cuatro meses, fueron evaluados para COVID-19 y resultaron negativos. Luego fueron detenidos en varias comisarías hasta su deportación hace dos domingos.

Los migrantes fueron colocados en dos embarcaciones civiles y escoltados fuera de las aguas de T&T por la Guardia Costera.

El juez Avason Quinlan-Williams ordenó que el grupo fuera llevado ante ella durante una audiencia el lunes pasado, ya que le informaron que estaban flotando cerca de la frontera marítima. Sin embargo, se vio obligada a desestimar el caso luego de que la Fuerza de Defensa dijo que ya habían llegado a Venezuela.

El martes pasado, sin embargo, el grupo regresó y aterrizó en Los Iros y fue inmediatamente detenido por la policía y llevado a exámenes médicos. Fueron detenidos en la comisaría de Erin antes de ser puestos en cuarentena en el helipuerto de Chaguaramas.

El grupo también está representado por Nafeesa Mohammed, Dayadai Harripaul y Umesh Maharaj.

https://guardian.co.tt/news/21-migrants-get-deportation-stays-6.2.1258426.75290bc25f

%d bloggers like this: