enero 20, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

🇻🇪Nada que temer, los venezolanos nos vacunamos al poco tiempo de nacer

Muchos venezolanos tenemos en la parte superior de nuestro brazo derecho una pequeña cicatriz en forma circular que certifica que fuimos vacunados contra las formas graves de la tuberculosis, primera de varias vacunas contra diferentes enfermedades prevenibles con antígenos que se nos administran en el país antes de cumplir el primer año de edad a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Ministerio para la Salud para erradicar enfermedades que han matado a millones de niños en Venezuela y el mundo por años.

Según el esquema actual de inmunizaciones para niños, niñas y adolescentes recomendado por la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, antes de cumplir 12 meses de vida, todo niño nacido en el país debe recibir la vacuna BCG contra la tuberculosis, tres dosis de la vacuna contra la poliomielitis (polio), tres dosis de la anti-difteria, tétanos y pertussis (tos ferina), tres dosis de anti-Haemophilus influenzae tipo B, tres dosis de la vacuna contra la hepatitis B, tres dosis de anti Streptococcus pneumoniae, dos dosis de anti Rotavirus y una dosis de la vacuna contra la influenza.

Antes de los 12 meses de nacidos, los venezolanos deben recibir la BCG, la Pentavalente, la SRP, la anti polio, la anti influenza y la anti Streptococcuspneumoniae 10 o 13 v. Foto OPS.

Y a partir del primer año, la vacuna contra el sarampión, la rubéola, la parotidis (papera), la amarílica (fiebre amarilla), la varicela, la hepatitis A y los refuerzos respectivos de anti difteria ,tétanos, pertussis, polio y anti Haemophilus influenzae.

Todas estas vacunas, a las que se que se les ha sumado este año la anti Covid-19 para niños mayores de tres años de edad, virus que ha matado a más de cinco millones de personas en el mundo en estos últimos dos años, están incluidas en el Programa Ampliado de Inmunizaciones de Venezuela y se encuentran disponibles de forma gratuita todos los días del año en hospitales y ambulatorios país, así como en jornadas especiales que realiza el Ministerio para la Salud con apoyo de la UNICEF y la Organización Panamericana para la Salud para hacerlas más accesibles a la población.

Cumplir con todo este esquema de vacunación es un requisito que existe en Venezuela para poder ingresar a los bebés en casas de cuidados o guarderías para evitar la propagación de estas enfermedades mortales.

Las vacunas erradican enfermedades mortales

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Programa Ampliado de Inmunización (PAI), creado en 1977 como medida para intensificar la lucha contra las enfermedades prevenibles que afectaban con mayor frecuencia a la niñez del mundo, en estos últimos años ha logrado eliminar y controlar en el continente americano enfermedades como la viruela, la poliomielitis, la rubéola, el síndrome de rubéola congénita, el sarampión y el tétanos neonatal.

El PAI, que en sus comienzos estaba dirigido solamente a niños y niñas menores de cinco años, y en especial a menores de un año, así como a embarazadas, tenía como principal objetivo disminuir la morbilidad y mortalidad de las siguientes enfermedades: la poliomielitis o polio, que puede causar parálisis; la difteria, cuyos casos graves pueden ocasionar daños al corazón, riñón y nervios; la tos ferina, que puede producir neumonía y la muerte; el tétanos, que puede provocar dolorosas contracciones musculares y dificultades para comer y respirar; el sarampión, que puede causar edema cerebral y ceguera; y la tuberculosis, que puede producir la muerte.

Para esto, según el artículo Vacunas: historias y novedades, de Heidi Mago, estudiante de postgrado de Infectología de la Universidad de Carabobo, la principal estrategia recomendada era la vacunación simultánea y permanente contra estas enfermedades prevenibles con vacunación.

Algunos de los resultados publicados a lo largo del tiempo por el PAI han demostrado la efectividad de las inmunizaciones para la eliminación o erradicación de enfermedades prevenibles con vacunas como la viruela, que en 1980 la dan por terminada; el tétanos neonatal, que lo declaran erradicado en 1990; y la poliomielitis salvaje, que en el mundo se da por acabada en 1994, y en Venezuela el último caso fue reportado en 1989.

Gracias a la vacuna, el último caso de polio salvaje en Venezuela se registró en 1989 . Foto Unicef

Asimismo, en 1997, después de seis años de campañas masivas de vacunación en niños de uno a 14 años, se informa la eliminación del sarampión. No obstante, para evitar que estas enfermedades vuelvan a matar a millones de niños como ocurría en el pasado, las jornadas de vacunación contra estas deben mantenerse.

“Gracias al empeño de los programas de inmunizaciones y el apoyo de sociedades científicas muchos países se han librado de la polio y el sarampión autóctono, se ha logrado un buen control del tétanos neonatal, la difteria y la tos ferina; así como también se han incorporado nuevas vacunas tales como la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), difteria, tétanos y pertussis acelular para ser administras en adolescentes y adultos jóvenes (dtpa)”, señala la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría en las recomendaciones del esquema de inmunizaciones para niños, niñas y adolescentes en Venezuela del año 2009.

El esquema de vacunas del PAI

Las primeras vacunas que ofrecía el PAI en sus comienzos ya eran aplicadas con éxito en el mundo, como el caso de la Sabin, que es la anti polio oral creada en Estados Unidos por el virólogo de origen polaco Albert Bruce Sabin y que comenzó a utilizarse en 1957. En Venezuela esta vacuna se aprobó en 1963 luego de haber demostrado su eficacia para interrumpir la transmisión del polio virus salvaje de una persona a otra.

La DPT, que protegía contra la difteria, la tos ferina, y tétanos, enfermedades altamente contagiosas y potencialmente mortales en bebés y niños, era otra de las vacunas incluidas en el Programa Ampliado de Inmunizaciones de todos los países de la región. Esta vacuna se utilizó por primera vez en 1939 y continuó hasta 1991.

La anti sarampión, desarrollada por el microbiólogo estadounidense Maurice Hilleman, a quien también se le atribuyen las vacunas contra la papera, hepatitis A, hepatitis B, varicela, meningitis, neumonía y Haemophilus influenzae, también fue un de las primeras vacunas del primer esquema nacional del PAI, así como la antitetánica TT para embarazadas, producida desde 1941, y la anti tuberculosis, conocida como CBG (Bacillus de Calmette-Guérin), debido a que fue creada en el Instituto Pasteur de Francia por el bacteriólogo francés Albert Calmette y el veterinario francés Camille Guérin, y probada con éxito en una recién nacida francesa hace 100 años (en julio de 1921).

La vacuna contra la tuberculosis, la más colocada en el mundo, cumplió 100 años en 2021. Foto AFP

En países con alta carga de morbilidad por tuberculosis, a todos los recién nacidos o lactantes debe administrarse dosis única de la vacuna BCG lo antes posible. De 10 a 20% de los vacunados no desarrollan cicatriz vacunal, sin que esto se correlacione con falta de protección o indicación para revacunar, según la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. Igualmente, señala que puede administrarse sin previa prueba de PPD en todos los menores de 14 años que no tengan antecedentes de haber recibido la vacuna, en ausencia de cicatriz de vacunación.

El nuevo esquema de vacunas del PAI

Casi veinte años después de su creación, en 1994, el Programa Ampliado de Inmunización incorpora al esquema nacional el antígeno contra la Hepatitis B para grupos de alto riesgo y, tres años después, en 1997 la vacuna SRP, que tiene la anti-sarampión, que ya se venía administrando desde 1977 en el PAI, la anti-rubiola y la anti-paperas. La primera dosis de SRP debe administrarse durante los primeros 12 meses de edad, y la segunda entre los 4 y 6 años de edad.

Y en el 2000 el Programa Ampliado de Inmunización incluye la vacuna Pentavalente, en sustitución de la DPT, que además de tener la anti-difteria, tétanos y tos ferina, protege contra la mortal enfermedad de Haemophilus influenzae tipo b y la hepatitis B.

Dos años después, en el 2003, el PAI realiza la primera campaña de vacunación contra la influenza estacional y mantiene esta vacuna en el esquema nacional a partir de los seis meses de edad. Asimismo, en 2007 introduce la vacuna contra la Hepatitis B pediátrica, la HepB, que debe administrarse a todo recién nacido en las primeras 24 horas de vida, y en 2009 incluye la vacuna contra el rotavirus, aprobada en 1998 en los Estados Unidos y cuyos ensayos clínicos, que arrojaron una efectividad de entre un 80 y 100% en la prevención de la diarrea grave causada por esta enfermedad, se hicieron tanto en ese país como en Finlandia y Venezuela.

En los últimos diez años el PAI ha incluido en su esquema nacional otras vacunas tanto para la protección de la vida de los niños menores de cinco años como para adolescentes y adultos que han sido incluidas paulatinamente en cada uno de los países que forman parte de este programa de las Naciones Unidas para preservar el derecho a la salud de la población.

La vacuna contra el Covid 19 es el último ejemplo del trabajo que realiza el Programa Ampliado de Inmunización de Venezuela, en coordinación con organismos internacionales de salud, para proteger la vida de los venezolanos y al país de brotes de enfermedades epidémicas mortales que son prevenibles con inmunización. Según cifras oficiales, para el 13 de diciembre, el 81,6 % de la población venezolana se encontraba vacunada contra este virus.

Las vacunas anti Covid aplicadas en el país han sido la rusa Sputnik V; las chinas Sinopharm y Sinovac; la cubana Abdala, cuyos ensayos clínicos se han realizado en el país y la también cubana Soberana 02.

Fuente Ultimasnoticias

A %d blogueros les gusta esto: