September 21, 2021

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

🇻🇪Felizmente divorciada

“Que 20 años no es nada”, cantaría Gardel. Pero lo cierto es que un matrimonio de dos décadas es (casi) una vida entera.

Sin embargo, durante muchos de estos años, Sara fue víctima de violencia psicológica por parte de su esposo, hasta que una madrugada tomó la decisión definitiva: voy a dejarlo.

La ruptura se dio en incómodas cuotas. Primero, dejo de tolerar sus frases y gritos. Después, se cambio a la habitación contigua. Finalmente, le pidió el divorcio.

Ella sabía que este paso supondría una disyuntiva crucial que tiene consecuencias durante años o la vida entera y que no solo los afectaría a ellos, sino que también podría marcar la vida de sus hijos, familiares y amigos más cercanos.

Aún así, Sara estaba convencida. Su esposo, por su parte, aceptó la solicitud, pero quiso imponer los tiempos para avanzar en el proceso (¿o para retrasarlo?). Entonces, nuestra protagonista luchó por llevar la batuta de la separación legal.

Sus hijos —quienes rozan la mayoría de edad— no supieron cómo reaccionar ante el divorcio, pero recibieron con mucho entusiasmo la idea de mudarse, lo cual ya era una clara señal de su sentir. En ellos, aún en medio de la confusión, reinaba un profundo cansancio.

Sara y su esposo vivían alquilados así que tampoco había muchos bienes materiales que repartir. Al contrario, para respirar nuevos aires, ella y sus hijos decidieron trasladarse a la antigua ciudad de Sara, donde aún posee una casa propia.

Esto, de una u otra forma, le genera una mezcla de seguridad y paz que hace muchos años que no sentía. De hecho, cada vez que Sara recuerda sus últimas décadas se pregunta lo mismo: ¿por qué aguante tanto? ¿Qué me llevó a tolerar lo intolerable?

En el proceso de divorcio, Sara descubrió que sus principales temores eran reales: si, la vida está repleta de grandes desafíos, pero enfrentarlos es posible. De hecho, a veces es conveniente marchar con nuestros miedos, para evitar caer rendidos ante ellos.

Si alguien le preguntase si es fácil divorciarse, ella diría que no: “No es sencillo desapegarse de un matrimonio, aunque ni una misma sepa por qué razón existe”. Su frase me recordó una entrevista donde Isabel Allende explicaba: “Estuve 20 años en la relación y luego 8 más hasta que me divorcié”.

Al igual que ellas, muchas mujeres pasan años pensando en separarse o separándose emocionalmente, pero tienen muchas dudas a la hora de tomar la decisión final. Finalmente, crisis viene del verbo griego krinein que significa separar, pero también decidir.

Sara comprendió que, en su caso, las dificultades provenían del poco amor propio que se tenía: “¿Como hice? Yo lo decidí. Creo que esa es la clave. Debe ser una decisión personal. Puedes escuchar mil voces aconsejándote, pero la última palabra la tienes tú”.

Tras su decisión, Sara encontró obstáculos, miedos e incertidumbre. Pero obtuvo la mayor de las recompensas: se siente orgullosa de sí misma, se quiere, se valora, se reencontró con la versión de sí misma que había abandonado hace muchos años atrás.

Ella todavía espera la sentencia del jueves, pero ya se siente como una mujer felizmente divorciada, que finalmente se animo a empacar su ropa y sus sueños (sin importar que algunos miedos se colaran en la maleta) para “por fin” cambiar de vida.

Hoy sabe que no es fácil, pero si es posible salir del círculo que supone la violencia de género. Por eso, desea contarle su historia a otras mujeres, decirles que nunca deben darle el poder a los otros para decidir sobre su destino. Reiterarles que el divorcio no es un fracaso. Fracasar es fingir que eres feliz en una relación donde no quieres estar.

Sara aún no ha pensado en la posibilidad de darle chance a otra relación, pues está convencida que uno no puede dar lo que no tiene y por ende, debe continuar su proceso de reconstrucción. Sin embargo, su nuevo lema habla por ella: “lo mejor siempre está por venir” o parafraseando un viejo proverbio italiano “non tutte le tragedie vengono per nuocere” (no todas las tragedias llegan para hacer daño).

Via Ultimasnoticias

%d bloggers like this: