enero 22, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

🇹🇹T&T producirá bayas frescas con tecnología de invernadero

Para el primer trimestre de 2022, Trinidad y Tobago debería ver su primer lote de fresas, frambuesas, moras y arándanos orgánicos de cosecha propia en los estantes de los supermercados.

Para enero, el primer lote de verduras cultivadas localmente, incluidas la lechuga romana y la mantecosa, también debería estar listo para los consumidores.

Los cultivos que actualmente se importan serán cultivados por Berrycove Limited, una empresa formada con Ansa Group, Alquimi Renewables LLC e Island Growers Caribbean.

Las bayas y las verduras se cultivarán en un invernadero hidropónico resistente al clima de 12 acres ubicado en Cove Estate en Tobago y contarán con la certificación del USDA.

Ralph Birkhoff, gerente general de Berrycove, le dijo a Loop News que la compañía se enfoca únicamente en cultivar artículos que el país importa actualmente.

“Las bayas son un foco para la fase uno porque todas son importadas, no cultivamos ninguna en el Caribe. Jamaica produce unas pocas, unas 70.000 libras al año, pero eso es para uso local. Importamos una gran cantidad de bayas aquí en Trinidad y Tobago y la región. Estamos trayendo un nivel de tecnología que nos permitiría cultivarlos. El enfoque real es sustituir las importaciones y ahorrar divisas y crear nuevas oportunidades para la entrada de divisas”, dijo.

Birkhoff dijo que los compradores de bayas, como los supermercados y las panaderías, tienen que comprar estos productos en dólares estadounidenses, mientras que los productos de Berrycove se venderán en moneda local.

Ralph Birkhoff, director general de Berrycove

Según un desglose de las importaciones de la Oficina Central de Estadística (CSO), T&T importó 143 254 kilogramos de fresas frescas entre enero y abril de 2020 a un costo de 1 462 236 TT$. El país también importó 13 283 kg de frambuesas frescas, moras, bayas de logan y moras en ese período a un costo de TT$120.434.

Birkhoff promedió que su empresa sería capaz de producir 40 000 libras de bayas por mes.

Si bien el enfoque será el mercado local, el plan es aumentar la producción para abastecer a la región.

Cuando se le preguntó si sus bayas tendrán un precio más bajo que el que está disponible actualmente, Birkhoff dijo que si bien definitivamente veremos una mejor calidad de las bayas, deberán escalar para que se produzca una diferencia de precio significativa.

“Cuanto más grandes seamos, menor será el costo unitario de producción. La tecnología es la clave”, dijo.

Tecnología de invernadero
Los cultivos se realizarán en invernaderos diseñados específicamente para soportar los caprichos del entorno caribeño. Birkhoff dijo que sus invernaderos son los únicos construidos para soportar un huracán de categoría cinco.

“Somos resistentes a terremotos y pestilencias, resistentes a la corrosión, estamos resistiendo riesgos para la agricultura y no hay necesidad de usar pesticidas. Piense en nosotros como una fábrica de alimentos en lugar de una granja”, dijo, y enfatizó que no están compitiendo con los agricultores indígenas ya que su único enfoque es en los alimentos importados.

Los invernaderos fueron desarrollados por Alquimi Renewables, una empresa con sede en Connecticut fundada por Birkhoff, en asociación con su grupo tecnológico Island AgTech (IAT) y el ingeniero Sprung Structures Ltd.

Los invernaderos personalizados ofrecen control de humedad y sistemas de sombra y pueden equiparse con paneles solares, baterías de almacenamiento y producción de agua. Los invernaderos son de aspiración natural.

Island Growers actualmente opera una granja existente que cultiva bayas y verduras en Barbados en asociación con un inversionista de Bajan y otro en Antigua y Barbuda, así como también un proyecto de resort en Anguila.

Birkhoff dijo que aunque la primera fase de la asociación Ansa está aquí en T&T, es una asociación estratégica para la región gracias a la presencia regional del conglomerado.

“La asociación significa que tenemos la capacidad de construir granjas en toda la región con la excepción de Barbados y Antigua, donde ya tenemos asociaciones exclusivas”, dijo Birkhoff.

“Nuestra asociación con Ansa Group se está diversificando hacia la producción de alimentos. Esa es la clave de esta historia. Reconocen la necesidad y están dispuestos a respaldar este tipo de tecnología y sistema. Esta finca tiene grandes planes, para el próximo año ampliaremos la finca considerablemente y estamos buscando introducir una planta de agroprocesamiento para envasar los productos para la exportación regional”, dijo, y señaló que el mercado de bayas congeladas es de alrededor de 40 a 50 millones de libras al año.

“El objetivo final es aumentar la capacidad de la finca para cultivar suficientes bayas para exportar… ciertamente podemos ser competitivos para el suministro regional porque no tenemos que enviarlo demasiado lejos. La oportunidad de inversión para Ansa es ampliar el campo y ellos tienen la distribución”, dijo, y se limitó a señalar que la inversión de Ansa es multimillonaria.

Además de brindar una opción para la sostenibilidad alimentaria del Caribe, la iniciativa también sirve para proteger las economías de la región de una tendencia creciente en la que muchos países ahora están cultivando alimentos que normalmente importan de nosotros.

Según un informe de la industria, se espera que el mercado mundial de invernaderos comerciales crezca de 24 090 millones de USD en 2020 a 26 600 millones de USD en 2021 a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 10,42 %. Se dice que el crecimiento se debe principalmente a la rápida urbanización y la baja disponibilidad de tierra cultivable junto con la creciente demanda de alimentos debido al crecimiento de la población. Se espera que el mercado alcance los 38.270 millones de dólares estadounidenses en 2025 con una CAGR del 9,52 %.

Según el informe, Europa fue la región más grande en el mercado de invernaderos comerciales en 2020. Se espera que América del Norte sea testigo de la mayor tasa de crecimiento durante el período de pronóstico.

Birkhoff lo describió como las guerras de los invernaderos.

“A fines de 2020, se estimó que había 55 mil millones de pies cuadrados de invernaderos en el planeta y ese número está aumentando rápidamente. La inversión global en agricultura de invernadero supera los $250 mil millones y crece rápidamente. Muchas de esas granjas están cultivando lo que solíamos exportar. Están cultivando bananas, papaya, nuestros cultivos principales de los que dependíamos para exportar, así que tenemos que hacer lo mismo aquí y lo llamo guerras de invernadero”, dijo.

Dijo que la gama de cultivos que planean cultivar será significativa, como variedades de tomates como uva y tomates cherry que no crecen en este clima.

“Estamos en esta guerra de los invernaderos ahora…podríamos decirles que si no necesitan importar nuestros cultivos, entonces no necesitamos importar sus fresas y lechugas y podríamos cultivarlas aquí usando la misma tecnología que está diseñada para el Caribe. Estamos 100 por ciento centrados en el Caribe”.

Creación de empleo
Berrycove creará empleos, aseguró Birkhoff, particularmente para los jóvenes.

“Estamos creando trabajos increíbles, todo el personal se contratará localmente y lo capacitaremos. Estamos trayendo a hombres y mujeres jóvenes de regreso a la agricultura. Ese es un gran mandato para nuestra empresa. Queremos que los jóvenes regresen a la agricultura como carrera. Tengo 100 currículos no solicitados de personas en Trinidad y Tobago que se enteraron de nuestra finca. En la primera fase emplearemos a 40 personas en todos los aspectos del negocio”, dijo.

Birkhoff dijo que las operaciones no están altamente automatizadas y que la cosecha real se realizará manualmente.

Cuando se le preguntó si los agricultores locales podrían adaptar sus sistemas, Birkhoff dijo que el acceso a la tecnología está abierto.

“Varios agricultores interesados ​​en nuestra tecnología de invernadero se me acercaron para cultivar cosas como el jengibre y el ginseng. Estoy hablando con una señora que hace flores, hay mucha adaptación para el sistema. No es económico, pero el acceso a la tecnología está abierto. Tenemos limitaciones a lo que pueden crecer si les proporcionamos acceso, pero es de código abierto. Se trata de compartir conocimientos, compartir tecnología y compartir productos”, dijo.

Reveló que Alquimi Renewables LLC e Island Growers Caribbean también están desarrollando contenido local para sus sistemas porque es muy costoso comprarlo en el extranjero.

Están fabricando bancos de metal hidropónicos y balsas de PVC aquí en T&T, lo que les brindará la oportunidad de comercializar y vender a nivel mundial.

“A medida que crezcamos y una vez que tengamos nuestra propia demanda, comenzaremos a comercializarlos”, dijo.

Cuando se le preguntó por qué eligieron Cove Estates como su ubicación, Birkhoff dijo que trabajaron en estrecha colaboración con InvesTT y buscaron algunos sitios en Trinidad.

Él dijo: “No estaban divididos en zonas para la agricultura. Cove está dividido en zonas para la agricultura de invernadero, tienen electricidad, agua y seguridad. No queremos quitarles la tierra cultivable a los agricultores. Nos mudamos a un polígono industrial que encaja bien con nosotros”.

Fuente Looptt

A %d blogueros les gusta esto: