August 12, 2022

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

🇹🇹Juez elogia a la víctima de agresión sexual por hablar, encarcela al atacante

Un hombre de Sangre Grande que admitió haber cometido actos sexuales con un menor en 2013 fue sentenciado el jueves por un juez del Tribunal Superior que elogió a la víctima por hablar.

La jueza Kathy Ann Waterman-Latchoo dijo que el silencio era “la herramienta del depredador” y elogió a la víctima por su valentía, especialmente por su edad en ese momento y porque fue violada por un miembro de la familia.

Este tipo de actos delictivos, dijo el juez, generalmente se ocultaban y no se abordaban.

También elogió a la vecina de la niña que protegió a la niña mientras esperaba a su madre.

Al dictar la sentencia final de dos años y dos meses, Waterman-Latchoo comenzó con un punto de partida de 15 años por el delito de agresión sexual grave. Se dedujeron dieciocho meses por atenuantes y el imputado recibió un tercio de descuento por su declaración de culpabilidad.

Los seis años, nueve meses y tres semanas que pasó bajo custodia en espera de juicio se descontaron aún más, dejando dos años y dos meses de servicio.

Por el delito de atentado al pudor, el juez inició a los cuatro años y luego de deducciones similares, se le dejó cumplir un año y seis meses. Sin embargo, habiendo pasado ya más de seis años bajo custodia, se le concedió “tiempo cumplido” en esa sentencia.

Era el caso de la fiscalía el 17 de mayo de 2013, el hombre, que entonces tenía 33 años, se encontraba en la casa de la niña. La víctima, que en ese momento tenía 13 años, no tenía escuela y debido a que su madre tenía que trabajar, se dejó que el acusado la supervisara.

Durante el día, llamó a la niña y le dio dinero para comprar algunos bocadillos, pero antes de que ella se fuera a la tienda, le dijo que quería tocarla.

Dijo que su madre no lo permitiría y, después de regresar de la tienda, comenzó a calentar agua para bañarse.

Mientras esperaba que el agua hirviera, el acusado se acercó a la niña, la sostuvo en una silla, le tapó las manos con cinta adhesiva y le tocó los senos y las partes íntimas, provocando que sangrara.

La niña corrió a la casa de su vecino donde llamó a su madre. Cuando su madre llegó a casa, fueron a la policía e hicieron una denuncia.

Al llegar a los puntos de partida de sus sentencias, Waterman-Latchoo dijo que consideró la disparidad de edad entre el acusado y su víctima. También consideró la gravedad y predominio del delito, la posición de confianza y familiaridad entre los dos, y el hecho de que él la ató a la silla para realizar los actos, además de tratar de “acicalarla” entregándole dinero a comprar bocadillos.

El hombre estuvo representado por la defensora pública Michelle González. La fiscal Giselle-Heller Ferguson representó al Estado.

Fuente Newsday

%d bloggers like this: