December 3, 2021

Noticias Trinitarias

Información justa y balanceada a tu alcance en español

🇨🇺La Plaza de la Catedral, en blanco y negro

La Plaza de la Catedral se muestra tal cual es: sólida y majestuosa, ajena al fugaz ajetreo de los hombres, triunfante sobre el tiempo y las frivolidades que han intentado reducirla a una postal.

Las postales turísticas suelen ser relucientes, una explosión de colores. Los efectos cubren los defectos y emiten una imagen edulcorada, casi irreal, de lo retratado. Pero el verdadero encanto de un lugar no está en sus fotografías trabajadas digitalmente, sino en sus valores no ficcionados, en sus matices y contrastes.

La Plaza de la Catedral de La Habana, uno de los sitios más icónicos de la capital de Cuba, no necesita de retoques para revelar su médula. Su hermosura radica en lo que es, en su monumentalidad e historia, en la conservación de una arquitectura que la distingue en toda la Isla y la eleva a la categoría de patrimonio.

La Santísima y Metropolitana Iglesia Catedral de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

Aunque no sea su vista tradicional, aquella que se multiplica en revistas y fotos promocionales, el uso del blanco y negro —con su amplia escala de grises— descubre su belleza intrínseca. Los claroscuros enfatizan las profundidades y diferencias, el juego de luces y sombras que saca a relucir detalles normalmente inadvertidos para el turista, para el espectador más atento a las superficialidades. 

Plaza de La Catedral de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

Así, la Plaza de la Catedral, la que alguna vez fue la “de la Ciénaga”, antes de construirse en su entorno los edificios que hoy la identifican, se muestra tal cual es: sólida y majestuosa, ajena al fugaz ajetreo de los hombres, triunfante sobre el tiempo y las frivolidades que han intentado reducirla a una postal.

Y así se revelan diversas perspectivas de sus adoquines y columnas, de su singular iglesia de fachada barroca y torres asimétricas —dedicada a la Inmaculada Concepción y donde alguna vez reposaron las cenizas del Gran Almirante—, de sus imponentes edificaciones coloniales —como la Casa del Marqués de Arcos y el Palacio de Lombillo—, y hasta de la escultura del bailarín Antonio Gades, colocada allí muchos años después, como testigo silencioso de las personas y las piedras.

Monumento a Antonio Gades, obra del escultor cubano José Villa Soberón. Foto: Otmaro Rodríguez
Palacio del Conde Lombillo. Foto: Otmaro Rodríguez
Palacio de los Marqueses de Aguas Claras. Foto: Otmaro Rodríguez
Palacio de los Marqueses de Aguas Claras. Foto: Otmaro Rodríguez
La insigne bailarina austríaca Fanny Elssler fue huésped en el Palacio de los Condes de San Fernándo y Peñalver. Foto: Otmaro Rodríguez
La casa del Marqués de Arcos. Foto: Otmaro Rodríguez
Callejón del Chorro. Foto: Otmaro Rodríguez
Palacio de los Condes de Casa Bayona, actualmente Museo de Arte Colonial. Foto: Otmaro Rodríguez
Taller de arte Experimental de Gráfica. Foto: Otmaro Rodríguez

Ahora que en menos de un mes retornará el turismo a toda Cuba, la plaza —una de las principales del centro histórico habanero— debe volver a llenarse de vida. Las imágenes que hoy les mostramos, obra del perspicaz lente de Otmaro Rodríguez, quedan como testimonio de la esencia misma de este sitio, de su espíritu pétreo y atemporal.

Plaza de La Catedral de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

En ellas, con la Catedral como corona y el cielo como inmejorable cubierta, la plaza persevera triunfante, cercana y, a la vez, inalcanzable, perpetua en blanco y negro.

Fuente Oncubanews

%d bloggers like this: