December 3, 2021

Noticias Trinitarias

Informaci贸n justa y balanceada a tu alcance en espa帽ol

馃嚚馃嚭La mayor justicia posible a 135 a帽os de la abolici贸n de la esclavitud (+Video)

La conmemoraci贸n tuvo lugar en el Museo de la Ruta de la Esclavitud, inaugurado en junio de 2009 en el Castillo de San Severino, enclavado en las afueras de Matanzas.

A trabajar por reducir las brechas de equidad relacionadas con las diferencias del color de la piel y promover la participaci贸n ciudadana como factor decisivo en la implementaci贸n del Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminaci贸n Racial se comprometieron los representantes de instituciones culturales, la Uneac y otras instancias de la sociedad civil que participaron en la conmemoraci贸n del aniversario 135 de la abolici贸n de la esclavitud en Cuba.

Pero sobre todo se hizo evidente que la conquista de tales prop贸sitos, alentados en estos momentos con mayor 茅nfasis por el Estado socialista a escala comunitaria, transita por la transformaci贸n de subjetividades individuales y colectivas, mediante la educaci贸n y la cultura.

La conmemoraci贸n tuvo lugar en el Museo de la Ruta de la Esclavitud, inaugurado en junio de 2009 en el Castillo de San Severino, enclavado en las afueras de Matanzas.

El poeta y etn贸logo Miguel Barnet rememor贸 c贸mo luego de la que Unesco lanzara el programa La Ruta del Esclavo, hoy renombrada con mayor precisi贸n La Ruta de la Esclavitud, abog贸 por convocar en Matanzas a fines de 1995 la segunda reuni贸n del Comit茅 Cient铆fico Internacional de la iniciativa y a帽os m谩s tarde por dedicar una instituci贸n a la memoria de los africanos esclavizados.

Presidente de la Fundaci贸n Fernando Ortiz, Barnet llam贸 a leer con mayor profundidad la historia y la sociedad cubana, para abordar integralmente el legado de los africanos y sus descendientes, donde el componente econ贸mico y material no debe ser obviado, y a interpretar las claves del mestizaje cultural que nos ha llevado a ser lo que realmente somos.

A cargo de la coordinaci贸n del Comit茅 Cubano del programa, Alberto Granado, director del Museo Casa de 脕frica, en La Habana Vieja, insisti贸 en sensibilizar a las j贸venes generaciones con los horrores de la esclavitud y los aportes de las mujeres y hombres esclavizados a la identidad nacional, mediante la influencia de docentes mejor preparados, la articulaci贸n con los procesos educativos en la escuela y la utilizaci贸n de lenguajes que les son cercanos a partir del uso de las nuevas tecnolog铆as de la informaci贸n.

La directora del museo, Isabel Hern谩ndez, historiadora e infatigable promotora, mostr贸 la primera etapa de lo que debe ser m谩s temprano que tarde la sala de interpretaci贸n de la esclavitud en Cuba, dotada de dispositivos interactivos, y en cuyo centro tambi茅n qued贸 instalada la reproducci贸n de uno de los barcos de la infamante trata.

Una de las m谩s acuciosas estudiosas del proceso de la esclavitud, la doctora Mar铆a del Carmen Barcia, hizo llegar un mensaje a los participantes en el acto. El Archivo Provincial de Matanzas entreg贸 al museo copias de las notificaciones originales de las autoridades coloniales sobre la abolici贸n de la esclavitud.

En octubre de 1886, Cuba fue el pen煤ltimo territorio latinoamericano en abolir la esclavitud. Ello aconteci贸 en Brasil en 1888. Los cientos de miles de africanos y descendientes sometidos a la cruenta explotaci贸n hab铆an sido considerados seis a帽os antes incluidos en la llamada Ley de Patronato, que aparentemente erradicaba la esclavitud aunque en verdad la enmascaraba.

La definitiva abolici贸n dist贸 de responder a un gesto altruista y humanitario de la metr贸poli colonial y los hacendados insulares ni al necesario ajuste a la evoluci贸n del modo de producci贸n. La resistencia de los esclavizados, expresada en sublevaciones, apalencamientos y el cimarronaje, el enorme valor simb贸lico del acto de Carlos Manuel de C茅spedes el 10 de octubre de 1868 y de la letra y el esp铆ritu de la Constituci贸n de Gu谩imaro, y la incorporaci贸n de antiguos esclavos y negros y mulatos libres a las luchas por la independencia pesaron decisivamente en el decreto abolicionista.

Fuente Granma

%d bloggers like this: